Masaje Metamórfico

El médico estadounidense William Fitzgerald desarrolló a principios de siglo la Terapia de Zonas, atribuyendo a cada órgano puntos reflejos en los pies, manos y cabeza, y dividiendo al cuerpo en diez zonas. La energía que fluye a través de esas zonas circula por el cuerpo hasta sus zonas reflejas en los dedos de las manos y de los pies. Su trabajo fue ampliado por Eunice Inhgam, creando la reflexología que se concentra en los pies.

Robert St.John, naturópata, descubrió a partir de la Reflexología en los años ´60 lo que llamó Terapia Prenatal, por estar relacionado con el período de gestación, que luego fue llamado Técnica Metamórfica.

Para que la fuerza vital sea lo que provoque la transformación en la persona, liberando las energías que quedaron reprimidas durante el período prenatal, recuperando el potencial original y los procesos curativos del cuerpo, de la mente y el alma. Es una herramienta excepcional para ser entregada en familia, entre esposos, hijos y padres, así como también brindada a los pacientes.

Nos masajeamos pies, manos y cabeza para reencontrarnos y liberar los nueve meses de embarazo. Somos la conciencia establecida durante la gestación a partir de las influencias presentes en la concepción. Los pies son la forma de moverse, avanzar, ir hacia. También son la tierra, el tener y la dirección a caminar para ser. Las manos son la capacidad de dirigir, de actuar y accionar, de dar y recibir. Son el fuego, la vitalidad, la alegría, el deseo. La cabeza nos da la capacidad de pensar libremente. Es el aire, la originalidad, la creatividad, individualidad y comunicación.

Tejidos Duros: Es la estructura ósea, donde se concentra lo heredado y lo que quedó fijo en el esqueleto.

 

Lala