Una   carta natal es el mapa de cómo se encontraba el cielo visto desde la Tierra en el momento del nacimiento de la persona.

La carta natal está formada por 12 Casas, cada una de las cuales muestra escenas de la vida en las que se presentarán las energías propuestas según el día, año y hora de nacimiento. Estas 12 Casas proponen temas específicos de trabajo:

  • Casa I: La personalidad o individualidad
  • Casa II: La generación de la materia y el tener
  • Casa III: Los vínculos, los hermanos, los estudios
  • Casa IV: La madre y el clima interno de la persona, el hogar
  • Casa V: Los hobbies, la autoexpresión, los hijos y la creación artística, los amantes
  • Casa VI: El servicio dado y recibido, el trato como empleado o empleador, la salud
  • Casa VII: La pareja y los socios
  • Casa VIII: El dinero, herencias, la sexualidad, temas relacionados con el poder
  • Casa IX: Los maestros externos, guías internos, la espiritualidad, lo relacionado con el extranjero
  • Casa X: La carrera y reconocimiento profesional, el padre, la salida al mundo
  • Casa XI: Los amigos y redes sociales
  • Casa XII: El karma, el servicio a amplia escala, los arquetipos internos de la persona

A su vez, en la carta natal se presentan los 12 signos del Zodíaco (Aries, Tauro, Géminis, Cáncer, Leo, Virgo, Libra, Escorpio, Sagitario, Capricornio, Acuario y Piscis)

y los planetas de nuestro sistema solar (Venus, Mercurio, Marte, Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón) sumándole a la estrella Sol y al satélite terrestre Luna, que para la Astrología funciona como un noveno planeta.

Tanto el Sol como la Luna muestran los lugares más potentes de una carta natal en los que se instala la conciencia, mientras que el Ascendente será el tema a transitar, es la energía que tiñe el destino de esa persona.

Los Planetas muestran roles Psicológicos cuyas energías se descubren en las experiencias de una Casa (escenas).

El viaje de la conciencia que propone la carta natal es un proceso evolutivo que se ve a través del paso de la energía lunar (aquello que traigo, que es el refugio emocional, el clima interno-afectivo de la persona y la energía materna) hacia la irradiación de su Sol, que le permite manifestar su identidad, su "Yo Soy" (su vitalidad), para ir hacia su gran desafío que es su Ascendente, su destino, y que serán las situaciones que la vida le proponga, patrones reiterativos, para que la persona encuentre la clave de aquello que debe aprender y reconocer como propio.

La idea es comprender en cuál de estas doce áreas está el conflicto o la enseñanza para capitalizar, decodificar cómo debería ser el flujo óptimo de energía e intentar transmitirlo objetiva y neutralmente.

Es un trabajo terapéutico que asiste en momentos de cambios, transiciones, descubrimientos, apuntando a la autenticidad, individualidad e integridad personal.

LOS SIGNOS ZODIACALES Y SUS CARACTERÍSTICAS

LAS 12 CASAS ASTROLOGICAS

EL CUERPO Y LOS SIGNOS ZODIACALES